Acerca de

 

El tiempo libre de los niños y jóvenes ocupa una gran parte de su tiempo total. Mientras que las circunstancias familiares y escolares vienen impuestas, es en el tiempo libre donde aprenden a usar su libertad y, por tanto, a definir su personalidad.

Txindoki, a través de cada una de sus actividades, supone una ayuda a los padres en la formación de sus hijos durante ese tiempo, procurando su desarrollo total según una concepción cristiana de la persona. Se ayuda a cada chico a ilusionarse por actividades amenas e interesantes que fomenten su madurez en todos los campos: familiar-afectivo, cultural, social y profesional. Cada socio tiene la posibilidad de conversar periódicamente con los preceptores -estudiantes universitarios de últimos cursos o profesionales jóvenes- quienes, en coordinación con los padres, estimulan y aconsejan a cada chico con el fin de personalizar la formación que recibe del Club.

A lo largo del año se ofrece a los socios un curso sobre las principales virtudes humanas en breves y prácticas sesiones impartidas por los preceptores en las que se les explica el valor de la honradez, la laboriosidad, la amistad, la generosidad, la reciedumbre, la piedad cristiana, etc.

El estudio

Muchas de estas virtudes giran alrededor del estudio. Se ayuda a los chicos a consolidar un hábito de estudio intenso, adquirir un método de trabajo eficaz, autoevaluar el propio rendimiento y planificarse adecuadamente. El Estudio Dirigido, supervisado por un preceptor o un profesor, en unas instalaciones apropiadas, garantiza el mejor ambiente para el desarrollo de estas actitudes durante las horas de estudio.

Las actividades de los viernes y fines de semana, el deporte y la actividad social

Los viernes y sábados por la tarde se desarrollan actividades organizadas por edades y aficiones que van rotando: manualidades -maquetas, robótica, kapla…-, cocina, teatro, etc. para los más pequeños, culturales -visitas a museos, tertulias de actualidad-, etc. conforme se van haciendo mayores. Entre las actividades tiene un importante peso la práctica deportiva, con competiciones semanales y algunos torneos de mayor extensión a lo largo del curso.

Se procura que los chicos desarrollen la solidaridad y la caridad con los más necesitados, con actividades de voluntariado adecuadas a cada edad que se llevan a cabo en colaboración con entidades de la ciudad y bajo la supervisión de padres y preceptores, por ejemplo ayudar o acompañar a discapacitados, ancianos, o presos.

Planes familiares

Quincenalmente se organizan actividades con participación de toda la familia, casi siempre excursiones o planes deportivos si el tiempo lo permite, o con un matiz más cultural si no es posible hacerlas al aire libre.

Actividades más largas en periodos de vacaciones

En Semana Santa y verano se organizan, en colaboración con otros clubs juveniles, actividades de más larga duración, en albergues o instalaciones fuera de la ciudad, desde campamentos al aire libre de una semana para los más pequeños, cursos de inglés, cursos deportivos, jornadas de orientación a los estudios universitarios, etc.

Txindoki y el Opus Dei

El club es una iniciativa de los padres, abierta a toda la sociedad y sin ánimo de lucro. Los padres han confiado la responsabilidad de la formación cristiana a la Prelatura del Opus Dei, una institución de la Iglesia Católica fundada por San Josemaría Escrivá. El espíritu del Opus Dei se manifiesta en multitud de detalles: la seriedad y exigencia en el estudio, el afán de convivir en libertad, la solidaridad y el servicio a los demás, el orden, el optimismo, etc.; pero no se implica en los aspectos organizativos.